Especialidades

Antes de la definición de este capítulo, el diseño del campo de golf se basaba en un plano en planta que representaba el trazado de los hoyos, la ubicación de los diferentes obstáculos, las láminas de agua, los límites de juego y el tamaño y forma de los elementos más singulares (greens, tees, fairways y rough); es a partir de la definición del movimiento de tierras cuando el diseño se completa con la altimetría imprescindible para otorgar la personalidad propia al campo de golf y a nuestro entender de una importancia vital en la configuración del terreno de juego.

Cabe señalar, que para el diseño inicial ya se había tenido en cuenta la topografía inicial de la finca, de manera que el campo se adapte lo máximo posible a la misma y no sean necesarios movimientos de tierras excesivos, sin embargo siempre se precisan alteraciones en el terreno para transformar una finca en un terreno destinado a uso deportivo.

A partir de ese diseño inicial en planta y un levantamiento topográfico detallado, se realizan los planos que representan las curvas de nivel del terreno definitivo o de diseño y proporcionan el MDT del mismo que será suministrado al Constructor para su ejecución en obra. Del análisis comparativo de este modelo y del terreno original se extraen los cálculos de desmonte y terraplén que proporcionan las mediciones exactas y que se incorporarán al documento presupuestario. Además se presentan planos con las alturas del movimiento de tierras en cualquier punto de la finca que permite conocer de antemano cuales son las áreas con mayores excavaciones y rellenos y las distancias de transporte de inertes requeridos.

Desde el punto de vista económico, siempre tenemos en consideración una serie de medidas entre las que destacamos la compensación en los volúmenes de desmonte y terraplén, el aprovechamiento de materiales existentes para fines constructivos posteriores (áridos, tierras vegetales, arcillas de baja permeabilidad, etc..), y evitar excavaciones profundas en áreas de alta consistencia geológica.

Los planos de proyecto presentan las curvas modificadas con una equidistancia de 1 metro para toda la actuación, excepto los greens que se presentan con una definición de detalle de 10 cm y permitan ejecutar con las caídas exactas señaladas por el diseñador.

En este capítulo se recogen las definiciones de todas aquellas instalaciones relacionadas con el movimiento del agua (excepto la red de riego que merece un capítulo aparte).

Todas las obras hidráulicas proyectadas basan su dimensionamiento en un estudio hidrológico detallado e incorporado al Proyecto y que proporciona un caudal máximo de avenida para un periodo de retorno estimado; este dato nos facilita la base para el diseño de la red de drenaje general y secundaria, del tamaño de los cauces de agua, y del dimensionamiento de los órganos de alivio de las balsas.

Redes Principales de drenaje: Consideramos dentro de este grupo aquellas canalizaciones formadas por tuberías de gran diámetro o marcos para la evacuación de aguas pluviales, que por lo general se encuentran a profundidades medias y deben de ejecutarse en coordinación con las labores de movimiento de tierras para reducir el coste de las excavaciones. Constituyen las arterias principales de transporte de agua de lluvia y su función es la de conducirla a lugares de almacenamiento para el riego posterior o evacuación fuera de la finca. En nuestros proyectos se presentan los planos con la alineación de los colectores, perfiles longitudinales con su rasante y pendiente de diseño correspondiente y los diámetros propuestos para cada tramo. En el cálculo se definen las velocidades máximas de circulación y el caudal máximo desaguado en su recorrido. De todo ello se extraen unas mediciones pormenorizadas que servirán como base para la licitación posterior y la definición de los pozos de registro, resalto y ciegos, así como las boquillas y obras especiales necesarias para su reintegro a los cauces o balsas de almacenamiento.

Redes Secundarias de drenaje: Constituyen aquellas canalizaciones de menor diámetro y que su ejecución debe de ser realizada posteriormente al movimiento de tierras. Su dimensionamiento se fundamenta en el cálculo hidrológico general y viene definido por las pendientes de diseño de los colectores, conduce las aguas sobrantes procedentes de los fairways, rough, bunkers, tees y greens a la red principal de drenaje para su evacuación o recuperación. En los planos se define en planta su trazado, los diámetros y las pendientes propuestas y en el cálculo, el caudal máximo desaguado y la velocidad de tránsito de cada colector.

Embalses y lagos: Se definen en el proyecto todos aquellos elementos que intervienen en el almacenamiento del agua destinada al riego, y la interconexión entre los distintos puntos de recogida. Se distinguen los lagos decorativos y estratégicos situados en el interior del campo de golf y las balsas de reserva localizadas generalmente en zonas no afectadas visualmente desde el mismo. Todo el diseño de la red de drenaje está pensada para la recuperación de las aguas de lluvia y su conducción hasta las balsas de reserva y su aprovechamiento posterior en el riego de la instalación.

Debido a la importancia vital en la gestión del agua, detallamos en el proyecto la automatización y monitorización de todo el sistema de recuperación y trasvases, desde las sondas de nivel, equipos de bombeo, motorización de válvulas, elementos de control y programación de maniobras en remoto, así como de los elementos de tratamiento en la calidad del agua embalsada.

La mayoría de Proyectistas de Campos de golf encargan el diseño de la red de riego a las propias casas comerciales que venden y distribuyen dichos productos. Target Ingenieros, gracias a que dispone de técnicos especializados en este tipo de redes, diseña, calcula y proyecta la red de riego completa con nuestros propios medios, permitiéndonos mantener la independencia y la objetividad frente a las diferentes casas comerciales; de manera que sólo recomendamos marcas de primerísima calidad y funcionamiento contrastado. Esta autonomía y especialización, nos ha permitido ser seleccionados en muchos proyectos realizados por arquitectos de renombre como diseñadores y proyectistas de la red de riego.

En el proyecto de la red de riego se incluyen los cálculos de presiones y caudales de trabajo de los equipos de bombeo, de las velocidades de circulación de agua en las diferentes tuberías, los automatismos y cableados necesarios para su programación y control, así como de todos aquellos elementos que componen la red.

Se especifican y recomiendan todos y cada uno de los equipos necesarios para el funcionamiento del sistema, desde la tipología de los aspersores, programador central, programadores de campo, cableado de automatización, sistemas de bombeo y filtrado, riego por goteo, valvulería automática,, llaves manuales de apertura y cierre, bocas de riego etc.. indicando en todo momento las calidades requeridas y su situación en los planos.

Entendemos que estos tres elementos constituyen una parte esencial en la ejecución de un campo de golf, recogemos en el proyecto un capítulo específico para dichas superficies.

A partir de los planos de diseño, se realizan las recomendaciones de los materiales y normativas particulares que deben de cumplir, extrayendo unas mediciones pormenorizadas de los distintos áridos y sustratos de cultivo a emplear en el interior de cada una de las superficies y las soluciones constructivas necesarias para llevarlos a cabo.

De nuestro conocimiento y experiencia en múltiples localizaciones geográficas, así como de nuestra continua formación técnica, nos permite contrastar la idoneidad de las diferentes soluciones posibles y dar una respuesta óptima a las necesidades de cada cliente.

Somos conscientes que el mantenimiento de estas tres superficies representa un ratio coste/superficie muy elevado y que el estado de los mismos determina en gran medida el grado de calidad de una instalación, por ello tanto el diseño como las especificaciones de materiales y puesta en obra, deben de considerar un nivel de exigencia máximo.

El proyecto incluye como no puede ser de otra manera, todas aquellas instalaciones necesarias para hacer llegar la energía eléctrica en las mejores condiciones a las zonas de consumo.

En este sentido, en el interior de los campos de golf solemos encontrarnos los siguientes puntos que precisan de energía: Equipos de bombeo, valvulería motorizada, programadores de riego, fuentes y enfriadores de bebida, maquinaria de vending, aseos, sistemas de tratamiento de aguas en lagos, etc.

En el proyecto eléctrico diseñamos la solución óptima teniendo en cuenta los condicionantes técnicos y económicos, proporcionando soluciones tanto a las líneas de Baja Tensión como a las de Media Tensión de la manera más económica y segura posible para cada caso, incluyendo los Centros de Transformación necesarios, y todos los elementos que ofrezcan seguridad, calidad y continuidad en el suministro, con protecciones frente a pequeñas perturbaciones de la red mediante la instalación de estabilizadores de tensión, filtros de armónicos, etc.

El proyecto recoge el diseño, cálculo estructural justificativo y descripción de la obra civil necesaria para la ejecución del campo, y entre la que enumeramos: Obras de protección y defensa (muros, escolleras, gaviones, etc..), Caminos de mantenimiento y coches de golf, puentes sobre ríos, túneles y pasos inferiores, redes de protección, salas de bombeo y depósitos enterrados.

En este capítulo se indican y prescriben aquellos materiales empleados en la instalación de todo el material vegetal que compondrá el campo de golf, así como el proceso constructivo necesario para lograr su instalación con éxito.

Para la redacción del Proyecto se recogen muestras de los materiales existentes en la finca y de las canteras de áridos próximas, estas muestras son enviadas a laboratorios de reconocido prestigio y experiencia, habituados a trabajar con especificaciones de máximo nivel en superficies deportivas; con los datos obtenidos, establecemos las proporciones de las mezclas componentes de los sustratos de cultivo, las enmiendas y fertilizaciones necesarias para la mejora de los mismos y los espesores de material a emplear en cada zona del campo.

En cuanto a las especies y variedades cespitosas componentes del campo, su elección se realiza teniendo en cuenta condicionantes tales como la climatología de la zona, el tipo de suelo sobre el que se va a implantar, el presupuesto estimado de mantenimiento futuro, datos de estudios recogidos por el NTEP (National Turfgrass Evaluation Program) de los Estados Unidos, que testan las especies cespitosas para todo tipo de condiciones climáticas y el tipo y cantidad de agua esperada para el riego.

Disponemos de técnicos paisajistas especializados en campos de golf, de manera que nos permite incluir un completo proyecto de paisajismo, y en donde además de seleccionar y distribuir las diferentes especies arbóreas y arbustivas, se integran las instalaciones propias de riego y drenaje con las del propio campo de golf, de manera que no se producen duplicidades ya que el dimensionamiento de las redes se realiza conjuntamente reduciendo costes y mejorando la eficiencia hídrica y energética.

Con la aparición de las luminarias de alta potencia que emplean tecnología LED muchos proyectos plantean la posibilidad de implementar esta instalación no sólo a la zona de prácticas, y las pistas deportivas complementarias, sino ampliar su uso a los hoyos finales del campo, de manera que se permita ampliar el horario de juego independientemente de la luz solar; esto resulta muy interesante en los meses invernales cuando los días son más cortos, y en los meses estivales como método para huir del calor sofocante en las horas intermedias del día.

Nuestros Ingenieros Industriales son experimentados calculistas de este tipo de instalación específica y redactores de proyectos de luminotecnia que se incluirán en un proyecto independiente de todas aquellas instalaciones deportivas que se precise iluminar.

La tecnología LED permite la iluminación de grandes superficies con un consumo energético mínimo y unos requerimientos de mantenimiento nulos, lo cual hacen que en muchos de los campos de golf actuales estemos realizando las labores de consultoría, estudio y proyecto de sustitución de las actuales lámparas por proyectores con dicha tecnología.

Documentos